Viajes con Estilo

   

Salvador Dalí nació, vivió y murió en el Empordà. Por este motivo es una visita ineludible para poder conocer en profundidad su obra y su persona.

Hay mucha controversia alrdedor de la figura del gran genio. Unos dicen que era un excéntrico, otros que era un performance en sí mismo, otros que era un acto propagandístico y que en la intimidad era una persona como cualquier otra. Lo que es una evidencia es que su arte ha resonando en los cinco continentes.



Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Areté-Mare-Dalí-723x1024.jpg



El recorrido que les proponemos a continuación empieza en su ciudad natal, Figueras. El Museo se encuentra a corta distancia de su casa de la infancia y de la iglesia de San Pere donde fue bautizado. El Teatro-Museo Dalí es el tercer museo más visitado de España, sólo por detrás de El Prado y el Reina Sofía ubicados en Madrid.







Dalí supo encontrar la palabra que mejor definía sus creaciones, el surrealismo. Por este motivo Dalí es el artista surrealista más conocido internacionalmente.





El genio de Dalí no sólo le llevó a pintar cuadros y realizar esculturas sino que también llegó a diseñar joyas que podremos admirar en la exposición ubicada en el Teatro-Museo de Figueres.





Continuaremos nuestro camino hacia su lugar de reposo e inspiración en Port Lligat. Allí pasó la mayor parte de su vida junto a su mujer Elena Ivanovna Diákonova, más conocida como Gala.
Su casa esconde numerosas curiosidades, entre otras hizo instalar un espejo estratégicamente colocado para ser el primero de la península Ibérica en ver, desde su cama, el primer rayo de Sol.






El Castillo Gótigo de Púbol es una visita obligada porque fue un regalo que Dalí le hizo a Gala, pero con una peculiaridad, Dalí solo podría ir bajo invitación expresa de Gala. Todo un personaje.